BIENVENIDOS AL BLOG DEL COMANDO-CENTRO-NEVASPORT

AQUI ENCONTRARAS LAS RUTAS Y KEDADAS DE BICICLETA DE MONTAÑA MAS ESPECTACULARES Y DIVERTIDAS DEL PANORAMA NACIONAL, CON FOTOS, VIDEOS Y NOTICIAS RELACIONADOS CON EL MUNDO DE LA BICI.

" " " EL ESFUERZO DE SUBIR MONTAÑAS HACE CRUJIR LOS HUESOS, PERO CORONAR HACE ILUMINAR EL ROSTRO Y EL ALMA " " "

" " " LAS AVENTURAS VERDADERAMENTE GRANDES SON AQUELLAS QUE MEJORAN EL ALMA DE QUIEN LAS VIVE " " "

martes, 24 de julio de 2012

RUTA NOCTURNA Y VIVAC EN LA VEREDA.2012


-----------------------RUTA NOCTURNA Y VIVAC A LA VEREDA-------------------
Sábado día 21 de julio.

Hola amigos, ya tocaba hacer una ruta nocturna de aventura total, aunque esta estaba prevista hacerse unas semanas antes, se iba aplazando una y otra vez para que pudiéramos acudir cuantos más mejor. Pero al final y unas horas antes de la ruta por motivos personales y familiares, volvíamos una vez más a ser los dos de siempre. Bueno, a última hora me llamó Alfonso para decirme que estaba mejor de su accidentada salida en bici de la semana pasada y no quería perderse esta aventura. Esto si que fue una gran sorpresa para Mochilero y para mi, ya que de cinco posibles miembros del Comando-Centro íbamos a ser tres.
La ruta prevista para esta ocasión tenía que ser una ruta larga, no muy dura y nada técnica por que había que ir provistos de comida, agua y algunos más abalorios para hacer noche, Por tanto teníamos que cargar con algunos kilos de más si queríamos que esta aventura saliese a la perfección. Así que mejor lugar que la Sierra Norte y más concretamente La Vereda como parada y fonda. La ruta siempre la habíamos hecho de día pero nunca de noche, así pues dormir en el pueblo de La Vereda iba a ser otro aliciente más a esta ruta que tanto nos gusta.

Alfonso, Mochilero y Josechu con las burras enganchadas al arado preparados para surcar esos caminos

Salimos desde el pueblo de Valdepeñas de la Sierra en Guadalajara a las 20:15 con bastante calor todavía, estos últimos días están siendo de temperaturas muy altas y a estas horas rondamos los 30 º más o menos. Nada más empezar a pedalear tengo que detenerme por que el piloto trasero que he puesto en el soporte de tija para las alforjas ha rozado con la rueda. Poca previsión por mi parte por que al ser mi bici de doble suspensión y coger el primer bache ha salido disparado. Nada grave, fuera piloto trasero y para arriba un poco más el soporte de tija por si acaso.

Josechu  novato en esto de llevar alforjas
Claro que antes de llevar la casa a cuestas como Mochilero y Alfonso que van bien cargaditos prefiero esto de llevar alforjas. Cogemos dirección al Arroyo de la Vega por un tramo llano para comenzar e ir tomando contacto con la carga de más que llevamos.

¡No queda naaaa...!
De momento va todo bien muy contento con chupete nuevo y es que hay muchas ganas de pasar un buen fin de semana de bici con los amigos. A parte del incidente con el piloto trasero y la alforja, me he dejado el bidón con agua fresquita en la nevera de casa y lo que es peor también el desayuno para mañana.

¡Hola compis!
Mochilero haciendo honor a su apodo no le va a faltar de nada para esta aventura. Va provisto de todo, las chanclas de montaña, el cazo de las acampadas, la cantimplora y quien sabe que más llevara a cuestas. Y nunca mejor dicho ya veras cuando lleguen las cuestas.

¡Como no lo vamos a pasarrrr...!
Alfonso va algo más ligero de peso y lleva lo justo y necesario, es perro viejo ya en estas aventuras beteteras y no quiere sufrir demasiado.

¡Queda mucho...!
Llegamos al cruce de Arroyo Concha con unos diez kilómetros ya de ruta. La pista esta muy seca y por lo tanto al paso de las bicis se levanta mucho polvo.

¡Vamos chicos al tostaero...!
Vamos ganando altura poco a poco por la pista que va al Palancar pero hoy no subiremos arriba que allí no pintamos nada.
El sol resiste a esconderse todavía entre las montañas
A llegar a la zona del Arroyo de Gazachuela la pista se inclina de manera sustancial teniendo que apretar con fuerzas los pedales para conseguir avanzar por esta Loma de la Moraleja.

¡Vaya rampas hay por aquí ya no me acordaba de esto...jajaja!
Antes de llegar al cruce con la subida al Pico Cabezas hacemos una parada a descansar un poco y a esperar a Mochilero que viene algo más retrasado y ha tenido que hacer una parada a estirar un poco.

¡Ya estamos parando si solo llevamos 15 kilómetros!
Espectaculares vistas desde esta Loma del Miruelo con el pueblo de Valdesotos abajo al final del barranco y la quebrada.

Alfonso y Mochilero colocan algunas piedra más para levantar ese hito
Hay que continuar que solo llevamos 15 kilómetros y tenemos las diez de la atardecida noche nada más. Pasamos el cruce de subida a Cabezas después de una eterna subida por pista llena de pequeñas piedras típicas de esta Sierra Norte. Bajando un tramo largo por la Loma del Riscal hasta llegar a la carretera local que va hacia la Presa del Vado cayendo ya la noche.

¡Mochilero tiene hambre ya!
Todavía se ve un poco así que que la subida hacia la presa por asfalto no es problema y de momento reservamos las baterias de las luces.

¡Vaya dos pilotos que llevas atrás Josechu...jajaja!
Mochilero dice de parar en la presa y comer algo antes de llegar a La Vereda, ya que queda mucho aún para llegar y necesita estirar un poco.

Sin perder la sonrisa
La puesta de sol no pudimos verla al estar metidos entre las montañas pero si alguno de sus coloridos tonos.

¡Espectaculares colores nos deja la naturaleza!
Llegamos a la Presa del Vado después de una cómoda y agradecida subida por asfalto. Inevitable una parada en este sitio a ver la gran obra hidráulica perteneciente a la Cuenca del Tajo y que retiene las aguas del Río Jarama para abastecer a los pueblos de los alrededores  y volver a dejar fluir por el mismo río. Su construcción es del año 1954.

¡Alfonso a penas puede con la mochila de Mochilero...jajaja!
Son las once de la noche hemos comido unas barritas y hay que ir pensando en continuar que queda mucho que recorrer aún. Mochilero tiene que colocar las luces en la bici por eso tardamos un poco más. Alfonso y yo las teniamos colocadas desde casa. Aun que una farola de estas de la presa no vendrían nada mal

¡Mochilero prepara las luces que sacaba de la super mochila!
Continuamos tranquilamente por el Camino de los Arrieros sin prisa ninguna dejando la presa a nuestra derecha en un continuo ascenso. Parando a ver a lo lejos las luces de alguno de los pequeños pueblos que no llegábamos a identificar en la oscuridad de la noche. Pero que en casa y viendolo en los mapas no sacaría  de dudas. (Campillo de Ranas y Matallana)

¡Nada de frío no Alfonso, todo lo contrario verdad!
Unos kilómetros más adelante hacemos otra parada a ver un enorme sapo al lado del camino. Y es que si no es por Mochilero que fue el que lo vio no paramos.

¡Solo es un sapo verdad Alfonso!
Alfonso que se preguntaba que hacia aquí el sapo este en medio de la noche ,en vez de estar tranquilamente en el arroyo cazando mosquitos o lo que sea. Mochilero respondía que había salido al camino a saludarnos joder...jajajaja

¿Sera sapo o rana...? ¡Gordo o gorda estaba por lo menos..!
Una hora más tarde más o menos de lo previsto, eso daba lo mismo sobre las doce y poco de la noche, llegamos a La Vereda, eso si después de una corta subida que nos dejo un poco más cansados, sudorosos, llenos de polvo y con 35 kilómetros nada más Y es que esta todo el camino hasta llegar aquí muy seco y encima tragando mucho polvo. A parte de no llevar prisas, si había ganas de llegar, ver, como y donde nos íbamos a instalar en el poblado. Al llegar a la entrada al pueblo comprobamos que había muchos coches aparcados a un lado del camino, serían unos quince coches. Es uno de esos pueblos que se expropiaron y dejaron abandonar que con el tiempo los antiguos propietarios y gente que ha llegado aquí y organizandose han ido reconstruyendo las casas que quedan.

¡Esta todo tranquilo y silencioso!
Al entrar en su interior se nota ya lo mágico e idílico del lugar, sobre todo el silencio que hay en este trozo de espacio abierto entre tantas montañas. Pero al llegar a las primeras casas un perro sale enfurecido y a su vez asustado por nuestra presencia y llegada . ¡Vaya susto.... joder que recibimiento pues si que empezamos bien.! Enseguida salían de una de las casas una pareja joven que allí estaban, sujetando al perro y un poco alucinados de nuestra llegada. Preguntando de donde veníamos y si necesitábamos algo. Muy majos y amables con nosotros, estuvimos un rato charlando con ellos de cosas del pueblo y de otras veces que habíamos estado aquí. Nos ofrecieron agua fresca y lo que es mejor hasta cervecitas pero nosotros traíamos  algunas en las mochilas. Les comentamos que íbamos a pasar la noche allí al raso para que lo supieran. Continuamos por las calles del poblado y al poco salió otro perro, este mucho más agresivo y grande que si hizo que nos acojonaramos un poco más, ya que no tenía muchas ganas de hacer amigos. Rápido se levanto de una gran mesa repleta de gentes y suculentas viandas un señor de los que allí estaban en la puerta de una de las casas a sujetar al perro, bueno eran dos canes pero el otro pasaba un poco. Dimos las buenas noches de pocos amigos y continuamos.

El restaurante y hoy también posada  "LA VEREDA"
Este sitio es el habitual en nuestras visitas a este magnifico lugar de la Sierra Norte. Por cierto que a pesar de llevar luces nos costo encontrar en la oscuridad de la noche, creyendo que había desaparecido, pero al final dimos con él. Este lugar situado en una zona céntrica del pueblo y a su vez algo retirado de las casa más grandes y primeras reconstruida, es como si fuera la plaza del pueblo y donde hay una gran mesa en un pequeño recinto cercado. Después de echar un vistazo al recinto y comprobar que esta todo muy seco y optar por buscar otro mejor para dormir, decidimos quedarnos. Aparcamos las bicis y fuimos sacando nuestras viandas para compartir y darnos así un buen festín para celebrar la llegada.

¡Como nos vamos a poner...!
El Comando-Villalba ha venido bien surtido con buenas viandas y no digamos el Comando-Torrejón que aun que hoy esta en minoría trae las mochila como para toda la tropa, bien cargadita. No le falta de nada a esta mesa, bueno a algunos más del Comando-Centro si se les echa en falta, hubiera sido una velada im-pre-sio-nan-te.

¡Lo que se están perdiendo algunos!
No faltaron los Gin-tonic para rematar la suculenta cena a la luz del pequeño candil a pilas que teníamos presidiendo la mesa. compartimos unos mensajes con René que decía que estaba en la cama sin poder dormir pensando lo que se estaba perdiendo...juas juas. Y también recibimos la llamada de Luismi para saludar y darnos las buenas noches, pronto estará con nosotros haciendo rutas.

¡Resacon en La Vereda...jajaja.!
Pasaba de la una de la madrugada cuando había que ir pensando en irse al catre y decidir donde lo íbamos ha hacer. Yo lo tenía bien claro y no me iba a complicar mucho buscando un lugar idílico por que no lo iba a encontrar ya lo tenía preparado al ladito de la mesa. Pero Alfonso no lo tenía nada claro y mientras preparaba su colchoneta, Mochilero le ofrecía un hueco encima de la mesa...jajaja, que era el lugar donde él tenía pensado dormir. Pero en la mesa no cabían los dos. Y todo por que el suelo estaba completamente seco, había pajas secas, algún hormiguero y algunas zarzas secas esparramadas, vamos lo que viene a ser un hotelito con muchas estrellas.

¡Tu aquí y yo a allí, eso si que corra el aire...!
Mientras los dos se deciden donde dormirán yo buscaba algo con que entretenerme y le daba las buenas noches a la flip

¡Ya que estas por ahí Josechu echa la llave a la puerta..jajajiii.!
Las bicis pasaran la noche en el aparcamiento bien resguardadas y controladas a solo un par de metros de nosotros. A descansar que mañana les esperan unas cuantas subidas kilometricas.

¡ La Flip, La Santa y la Scott..!
Autentico el catre que me prepare con dosel, almohada y mosquitera muy cerquita de la mesa.

¡Que sueñooooo...!
Mientras acicalaban Alfonso y Mochilero sus respectivas habitaciones, yo animaba un poco la noche con una actuación de música y luces.

¡Y eso que solo me moje los labios con el gin-tonic...juas juas..!
Al final Mochilero se hacía con la mesa para el solo y que ya tenía preparada la cama a falta solo del crucifijo de encima

¡San Josechu..!
Antes de acostarnos una foto de famila para el recuerdo y para que quedara constancia que estuvimos en La Vereda.

¡Y nuestras mujeres en casita....!
Anda que cuando vean donde vamos a dormir se van a estar descojonando toda la semana. Y más sabiendo que alguno esta algo jodido de los huesos y no lo va a pasar nada bien esta noche.

¡Peazo cama se ha preparado.!
Alfonso al final se decidía por el suelo y lo hacía en el pasillo de la habitación...jajajaja y al ladito de su Santa. Todo un privilegiado al traer una super colchoneta inflable y se quejaba el tio que el suelo estaba lleno de zarzas y seco, con razón prefería dormir en zona más dura.

¡Anda que como entre alguno de los perros que hay en el pueblo te van a comer el primero...jajajaja!
Cada mochuelo a su olivo, o mejor dicho a su camastro que son las dos y media de la madrugada y aún estamos dando guerra. Bueno si nos dejan dormir los dichosos canes ya que no dejan de ladrar.

¡Mochilero en el  comedor!
Alfonso va a tardar muy poco en quedarse dormido en su super colchoneta y si encima esta cansado mucho menos va a tardar en hacerlo.
¡Alfonso en el pasillo...!
Yo de momento me voy a quitar algo de ropa aunque la temperatura aquí fuera es muy agradable dentro del saco va hacer calor. Eso si, sueño lo que se dice sueño no es que tenga mucho, así que nos ponemos a rajar Mochilero y yo de como esta de espectacular y totalmente despejado el cielo y las millones de estrellas que se pueden observar. Pocas veces vemos un cielo así tan real y solo en lugares como este es posible.


¡Josechu en el trastero..!
¡Y todo el mundo a dormir yaaaaa....!
La noche a sido movidita al final....jejeje, hasta las tres y pico de la mañana no pude dormirme, Alfonso que tenía frío y salia del saco a buscar ropa para abrigarse me despertaba sobresaltado al oir pasos y ver luces. Mochilero que se bajaba de la mesa un rato después por que estaba muy dura su cama y tenía la espalda machacada y se bajaba al suelo a dormir. Vaya nochecita a penas me dejaron dormir una o dos horas.
Así pues cuando empezó a clarear ya no pude pegar ojo. A las seis de la mañana creo que ya estaba amaneciendo y las bicis esperando a que nos levantaramos para continuar la ruta.


¡Vaya nochecita nos habéis dado a las tres..1
Alfonso seguía durmiendo como un tronco y Mochilero también, pero quien madrugaba más que yo era un maldito y enorme abejorro que se puso a rondar por nuestras cabezas buscando seguramente algo que echarse a la boca.

¡Oorchuuusss....!
Los primeros rayos de sol comienzan a aparecer por los tejados de las casitas vecinas. Hace algo de fresco a estas tempranas horas pero pronto empezara a pegar bien el lorenzo.


¡La Santa, La Flip y La Scott.1 
Alfonso se ha despertado ya y mira el telefono a ver que hora es y si tiene correo...jajajajii

¡Despierta el día..!
Mochilero intenta salirse del saco por la azotea, vaya noche a pasado también él. Si es que las mesas son para comer y no para dormir encima de ellas.

¡Joder con el puto abejorro...!
La seis y media de la mañana y ya es de día en La Vereda, el cielo despejado y se respira autentico olor a campo. Una pasada todo rodeado de montañas

¡Vistas desde el hotelito...!
Recogemos un poco el tinglado de sacos y esterillas, nos aseamos un poco...juas juas y a desayunar. Bueno yo lo deje olvidado casi todo en la nevera de mi casa. Pero sera por comida y bebida, menos mal que había de todo en la mochila de Mochilero.

¡Que caretos de sueño y hambre...!
Había que salir de allí temprano que teníamos 45 kilómetros por delante y con mucho calor durante el trayecto. Las calles de La Vereda están vacias a estas horas solo nosotros andamos por ellas.

¡Calle principal...!

Nos dirigimos hacia la iglesia para hacernos una foto de recuerdo delante de su pórtico. Una de las opciones para haber pasado la noche y que alguno seguramente la hubiera preferido. Pero no hubiera sido lo mismo, a demás el sitio no es que fuera muy grande que digamos

¡Vaya tres patas para un banco..jijiji...!
Salimos del pueblo sobre las ocho y pico de la mañana con la fresca, y lo hacemos por un sendero o mejor dicho una de las calles del pueblo...jajaja

¡Anda que te anda que ya no te bajas de la bici hasta que llegues al coche...!
A la entrada del pueblo hay unos carteles con unas normas que hay que respetar si acedes a él. Es importante respetarlas y así podremos venir de visita siempre. Nosotros lo venimos haciendo desde muchos años y por su puesto continuaremos visitandolo.

¡Esta todo demasiado seco en esta época y contando que no llueve nada de nada no tiene ese encanto de otras visitas.!
Pero sigue siendo igual de espectacular y singular sus típicas construcciones que poco a poco se van rehabilitando cada vez más. Y sobre todo el entorno en el que esta enclavado este pueblo lo hacen más especial si cabe.

¡Pueblo de novela..!
Salimos de nuevo al Camino de los Arrieros para continuar con la ruta. Comenzamos como terminamos, en subida por una pista bien compactada pero con algunas molestas piedrecitas. Como me entretengo haciendo fotos del pueblo Alfonso y Mochilero se han adelantado bastante y tengo que apretar un poco para llegar a cogerlos. acabamos de empezar y están las fuerzas intactas.

¡Adios cobardes, ya os pillare...jejeje..!
A unos tres kilómetros de nuestra salida del pueblo llegamos al cruce de caminos, nosotros continuamos por el de la izquierda continuando el por el Camino de los Arrieros, si continuaramos de frente llegaríamos al pueblo de Matallana. Y el de la derecha llevaría a la cola del Embalse del Vado

¡Alfonso ya queda menos!.
Alfonso lleva buen ritmo no así Mochilero que parece que se resiente de la espalda y cadera. continuamos subiendo hacia la Cabezuela con una impresionante vista de la montañas cercanas a la Tornera detrás nuestra.

¡Por el Camino de los Arrieros empieza a calentar el sol..!
Tenemos que rodear toda la zona de la Tornera y así salir al otro lado de las montañas para volver a nuestro punto de salida. El Collado Vihuela lo tenemos ya cerca y haremos una parada a reponer fuerzas.

¡¡¡Joder con la subida al collado...!!!
Esta zona en otra época del año estaría intransitable con ese terreno arcilloso y pedregoso.

¡Vamos Alfonso que estamos arriba ya...!
A Mochilero le ha costado un poco más pero llega bien sin abandonar esos dolores de cadera.

¡Es que vas muy cargado....!
Yo estoy subiendo bastante bien estas rampas pero cuando me apeo de la bici no soy capaz de hacerme con ella, la falta de costumbre. Así que tengo que recurrir a la pata rustica de cabra. jeeee...

¡Ole josechu y su flip tuneada...!
Alfonso y Mochilero reponen fuerzas en el collado, mientras yo me escapo hacer una fotos por allí y luego a darme un poco de protección en brazos y cara que el lorenzo esta pegando de lo lindo. En este punto de la ruta no teníamos muy claro que camino seguir para no tener que alargar la ruta, ya que no teníamos pensado hacer la ruta normal de otras veces. Llamamos a René para que nos diera consejo pero no cogió el teléfono.

¡Comienza hacer calor de verdad...!
Continuamos por los Arrieros más tranquilos al ser este un tramo algo más llano con el cerro San Cristobal al fondo hasta donde tenemos que llegar en breve.

¡Hay que guardar fuerzas para lo que queda aún..!
Al llegar al Collado de San Cristobal divisamos la Aldea de la Vihuela al fondo del barranco y del Arroyo Vallosera. Ninguno de los tres hemos bajado a visitarlo solo algunos del Comando-Centro han tenido ese privilegio.

¡Buen recuerdo tendrán algunos del Comando-Centro de este lugar..jajaja..!
La pista continua ascendiendo hasta alcanzar la cota más alta de la ruta con 1600 mts en el cruce con la Cañada  de Collado de Las Palomas.

¡Torre de vigilancia en el collado!
Hacemos una parada a descansar y a esperar un poco Alfonso que se a descolgado un poco. Mochilero conoce muy bien esta zona ya que estuvo buscando el cuenta kilómetros en alguna ocasión llegando incluso a encontrarlo. Y para no olvidarse de donde tuvo que venir a buscarlo decidimos hacernos una foto y así siempre que vengamos por aquí en próximas aventuras recordarlo.

¡Por la cuenta que nos trae...jajaja...!
Las vistas son espectaculares de toda la zona de Montes Claros y las montañas del Los Tornos

¡Habrá que hacer alguna ruta por la zona....! 
Unas rampas largas nos dejaran en el cruce con la cañada pero primero hay que superarlas para llegar a un descansillo y poder relajarse

¡Alfonso esta subiendo bastante bien!
A Mochilero le esta pasando factura el sobre peso que lleva, bueno sobre peso no que todo lo que lleva, lo lleva por algo.

¡Venga campeón que vamos a ver si salimos de esta...!
Otro tramo de subida corto nos quedaba hasta el collado y poder así hacer una parada para quitarle algo de peso a Mochilero de su maltrecha espalda.

¡Este tramo hacía subir las pulsaciones a tope...!
Mochilero llega al collado muy tocado y con algunos dolores. Llevamos 15 kilómetros desde que hemos salido esta mañana de La Vereda y casi todo de subida.

¡Lo tenemos chupao, ya todo bajada...!
Bueno quedan un par de repechos pero lo peor ya esta hecho Mochilero. Así que ahora vacía un poco tu mochilón y pasame algo de peso y lo metemos en las alforjas.

¡Joder es que llevas de todo, pero has dejado algo en casa...jajajaja...!
En el Collado Las Palomas nos hacemos unas fotos y de paso cogemos fuerzas comiendo y bebiendo un poco. Esta es la cota más alta de toda la ruta con 1599mts.

¡Buen refugio para echarse una buena siesta...jijiji...! 
Continuamos por la cañada un tramo corto, ya que el Camino de los Arrieros le dejamos en el anterior cruce y desvio hacía Colmenar de la Sierra, abandonando esta cañada y cogiendo la pista hacía el próximo cruce con el desvío a Puebla de la Sierra todo bajada.

¡Por fin un tramo largo de bajada.!
Tramo lo suficientemente largo para reponerse y afrontar uno de los tramos de subida que nos queda de ruta. Bueno queda alguno más pero son solo tachuelas cortas y no demasiado duras.

¡Mochilero un poco más aliviado...!
No hay más que ver por donde tenemos que subir para salir de esta Garganta del Portillo y pasar al otro lado de los Picos de Mataespesa.

¡Ufff como pegaba aquí el lorenzo..!
Antes de llegar al Cerro de la Torrecilla hacemos un alto en la fuente a repostar agua fresca y descansar otro poco.

¡Cuanta agua , dan ganas de meterse en pilón...pero esta muy fría...!
Mejor sera que continuemos que de buena gana nos quedábamos aquí más rato pero no queremos llegar demasiado tarde y así poder comer en casa.

¡Menos mal que trajiste un bidón de reserva en las alforjas josechu...jijiji..!
Un repecho corto en el Collado de la Paranza donde Alfonso estuvo a punto de salirse en la trazada. Quería  imitar al de ferrari pasando por los pianos. O mejor estaba aprovechando toda la sombra.

¡Uuuiiii que poco a faltado...!
Mochilero sube algo más despacio y traza la curva en el collado más tranquilo. Pero esta sufriendo en cada uno de los repechos que subimos, así pues tenemos que ir pensando en como acortar la ruta y llegar a los coches por el camino más corto.

¡Ya si que si estamos bajando !
Al salir del collado llegamos al Cerro de la Torrecilla donde nos desviaremos a la izquierda para rodear el cerro. Dejamos la pista que baja al Collado de la Pinilla y Embalse del Atazar. En este tramo de bajada hasta el cruce la rueda trasera de mi bici empieza ha echar liquido sellante a chorros hasta conseguir taparlo, pero ha pedido mucho aire y hay que parar a inflar un poco la rueda. Hasta ahora no habíamos tenido percances graves, salvo la rotura del porta bidón de la bici de Mochilero que se rajo el aluminio y tuvo que echarlo a la mochila. Estuvimos un rato parados inflando la rueda ya que al meter presión se volvía a salir el aire. Hubo que esperar a que se secara un poco y sellara.

¡Embalse del Atazar poca agua se ve con lo grande que es...!
En el cruce de pistas a Alfonso le muerde una abeja, pero le digo que será que le ha picado, pero el insiste que le ha mordido. Este es el momento fatídico cuando el inocente insecto es molestado por este individuo al recostar la señal en la barrera, ya que esta estaba en el paso y teníamos que pasar por un lado. Justo fue a recostarla donde la anthophila(vulgarmente llamada abeja) descansaba en su casa con toda su familia. Salimos de najas pero de que manera toda la familia venía a por nosotros.

¡Entonces te pico o te mordió...en que quedamos...!
Todavía dudabas pues te digo que nueve de cada diez pican y una muerde jajajaja y a ti te ha debido morder la condenada. Hicimos el truco antiguo de ponerse un poco de barro hecho con agua y tierra, mano de santo a falta de un remedio más eficaz como el amoniaco.

¡Joder con la abeja maya...juas juas...!
Continuamos un tramo de bajada y paramos para ver en el gps si habíamos tomado el camino correcto ya que no nos acordábamos muy bien de el camino de vuelta por que en otras ocasiones cogíamos otra dirección alargando así las rutas. Y esta vez lo que queríamos era acortarla.

¡La rueda trasera de momento aguanta...!
Al llegar al otro lado del Cerro de la Torrecilla hacemos una parada ha hacer una foto de este día por que en este collado ya tenemos unas cuantas e incluso una de noche de la ruta nocturna del año pasado.

¡El Mo, El Al y El Jo...!
Ya si que teníamos una larga bajada de once kilómetros hasta llegar al cruce con Arroyo Concha. La rueda trasera de mi bici a perdido un poco más de aire pero creo poder llegar hasta el final sin hacer barbaridades.

¡Hoy barbaridades pocas y trialeras menos...!
Otra parada ya en el cruce con Arroyo concha para vigilar el aire de la rueda y a tomar un poco de sombra que ya teníamos la una del mediodía y pasábamos calor en esta zona.

¡Si que hemos tardado en dar la vuelta compañeros...jajajaja...!
Llegábamos a los llanos en poco menos de media hora muy cansados y con ganas de llegar a Valdepeñas de la Sierra.

¡Lo tenemos ya controlado....!
Otra ruta más para la saca y esta es de las que se quedan en el disco duro para mucho tiempo. Difícil será olvidarse tan pronto de esta ruta nocturna a La Vereda.

¡Mirar a la cámara compañeros que ya es de las últimas por hoy...jejejeje...!
Terminamos como empezamos, en el mismo sitio y en el mismo lugar con las burras amarradas al artilugio de arar. Y colorín colorado esta ruta nocturna se dio por terminada.

¡Habrá que repetirla otro año...! 

Han sido unas cuantas horas 16 o 17 de convivencia que dificilmente olvidaremos, compartiendo ratos maravillosos, buen compañerismo y sobre todo muchas risas. Al final salieron 83 kilómetros aproximadamente en 8 horas reales de pedaleo y un desnivel acumulado de 1873mts. que para hecerlos cargados con tanto bártulos no esta mal. Y que mejor que hacerlo en el bar del pueblo de Valdepeñas de la Sierra con unas buenas y gordas cervezas con algún que otro bocado que echar a la boca uqe también algo de hambre había.

¡A cargar las pilas para la siguiente...! 

Se echaron de menos a unos cuantos del Comando-Centro en esta ruta, que por unos motivos o otros no pudieron hacerla. Esperemos para la próxima ruta nocturna seamos más.

¡Otra ruta espectacular para el saco...!

MAPA Y PERFIL DE LA RUTA:



1 comentario:

  1. Genial la aventura,era una vaina que tenia ganas de hacer pero las cosas se complicaron,espero poder hacerla la proxima vez,ENHORABUENA a los tres mosqueteros,gracias por compartir con un estupendo reportaje la ultima aventura del Comando Centro.

    ResponderEliminar

.....................................................................................